ALFONSINA STORNI TU ME QUIERES BLANCA PDF

Me levantй temprano y anduve descalza Por los corredores: bajй a los jardines Y besй las plantas Absorbн los vahos limpios de la tierra, Tirada en la grama; Me baсй en la fuente que verdes achiras Circundan. Mбs tarde, mojados de agua Peinй mis cabellos. Perfumй las manos Con zumo oloroso de diamelas. Garzas Quisquillosas, finas, De mi falda hurtaron doradas migajas.

Author:Dik Mumi
Country:Netherlands
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):6 September 2012
Pages:457
PDF File Size:2.57 Mb
ePub File Size:6.26 Mb
ISBN:186-3-75885-219-5
Downloads:38422
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Najin



Anlisis del poema T me quieres blanca de Alfonsina Storni En este poema de Storni el yo lrico corresponde a una mujer. La interpretacin general que sugiere es un reclamo hacia una figura masculina; un reclamo porque, a pesar de la naturaleza de sus comportamientos y actividades, ste pretende que ella sea casta, nvea, blanca. Para dirigir a esa conclusin el poema presenta una serie de smbolos los cuales segn su significado e interpretacin se agrupan en diferentes isotopas.

La isotopa del color Blanco, por ejemplo, engloba palabras como alba, espuma, ncar, azucena; pues los objetos a los que hacen referencia tienen como caracterstica ser blancos o se relacionan estrechamente con este color. As mismo, est presente una isotopa relacionada con la pureza: la castidad es explcitamente mencionada, mientras que la virginidad se aborda mediante la corola cerrada, concepto utilizado cuando una flor an no ha abierto sus ptalos, por lo tanto, an no ha intervenido en la reproduccin vegetal.

Tanto en la primera estrofa como en la segunda el yo lrico recurre insistentemente a este grupo de metonimias y metforas junto con la aliteracin t me quieres al dirigirse al t lrico, dejando claro que es l quien la quiere as, de esa manera especfica. Aqu el hablante lrico est afirmando las intenciones e ideales del t lrico, no hay evidencia de reproche o crtica an , simplemente se plasman los hechos como son.

Al llegar a la tercera estrofa el poema presenta un cambio y contina en la cuarta: una crtica hacia la figura masculina representada por el t lrico. Aqu entra en escena una nueva isotopa relacionada con los excesos, los vicios copas, labios morados, banquete, carnes, Baco , adems, en los versos veinticuatro y veintisis Engao y Estrago aparecen en mayscula, siendo una clara personificacin: T que en los jardines negros del Engao vestido de rojo corriste al Estrago.

El engao es negro, vil, reprochable, pero los jardines son hermosos, se disfrutan; el estrago es calamidad, ruina, desgracia, y el color rojo se relaciona a la pasin, al desenfreno.

Todos estos elementos reflejan una contradiccin con los atributos de las dos primeras estrofas; es, en definitiva, Universidad Nacional de Costa Rica Facultad de Filosofa y Letras Escuela de Literatura y Ciencias del Lenguaje Curso: Anlisis de Textos Profesora Sigrid Solano Moraga Alumna: Fanny Nez Campos una acusacin y reproche: por qu, si t te das libremente y a los placeres, quieres que yo sea pura, casta, blanca?

El verso treinta y cinco al hacer uso de exclamaciones junto con la aliteracin de los versos treinta y dos y treinta y cuatro destacan la irona que encuentra el hablante lrico ante el atrevimiento del t al esperar de ella lo que no cumple l. En la quinta estrofa es perceptible otro cambio, aqu se da una isotopa gramatical de verbos imperativos junto a otra de elementos naturales de carcter campestre.

Del verso treinta y seis al cuarenta y nueve el hablante le exige al t lrico que se purifique y redima lmpiate, alimenta, renueva, lvate. El uso del imperativo es crucial para entender la verdadera intencin del hablante, la cual es establecer qu est obligado a hacer el t lrico. En la ltima parte del poema, de los versos cincuenta al cincuenta y nueve, esta intencin se vuelve ms clara: con el uso de la aliteracin Y cuando se establece un condicional firme, slo cuando el t lrico haya cumplido los cambios producto de la purificacin exigida anteriormente y cundo las carnes te sean tornadas y cuando hayas puesto en ellas el alma entonces el hablante lrico aceptar que el t lrico la pretenda pura.

Con estos ltimos versos no pasa desapercibido un ligero tono irnico, como si la posibilidad de que ocurra este cambio del t lrico sea bastante baja, recurre a la aliteracin pretndeme junto a las palabras blanca, nvea, casta que remite a las primeras estrofas del poema. En resumen, el poema expone mediante diversas figuras y smbolos la disconformidad de una mujer ante la actitud de un hombre, pues a pesar que ste se piensa libre de disfrutar de los goces y placeres sin ningn tipo de censura por su comportamiento espera y exige que la mujer se encuentre libre de toda mancha.

Para el hablante lrico stas exigencias y pretensiones seran vlidas nicamente si el t lrico se comportara de una manera igualmente intachable. Mientras el hombre no se rija segn lo que pretende, no debera pretender que la mujer lo haga.

Intereses relacionados.

AT89S51 MICROCONTROLLER DATASHEET PDF

Alfonsina Storni y la sexualidad femenina a inicios del siglo XX

En el poema, Storni escribe que los hombres tienen las expectativas de la castidad para las mujeres. A los hombres, las mujeres deben ser puras como la alba. La alba es un comienzo nuevo que no ha sido contaminado. La castidad de las mujeres no deben ser contaminados por las relaciones sexuales. Ella compara las mujeres al perfume tenue y una flor con corolas cerradas. A Storni, los hombres quieren oprimir la sensualidad. Como resultado, las mujeres tienen que ser como el perfume tenue.

COMO SE SALVO WANG FO CUENTO PDF

Tú me quieres blanca (English translation)

.

EXPECTANT BRIDE LYNNE GRAHAM PDF

Literatura

.

Related Articles