APOLOGIA DE SOCRATES GREDOS PDF

Introduccin general por Emilio Lled Iigo. Traduccin J. Garca Gual, pp. Adems y mu y seriamen te, atenienses.

Author:Dousho Gakree
Country:Niger
Language:English (Spanish)
Genre:Sex
Published (Last):17 January 2008
Pages:494
PDF File Size:9.38 Mb
ePub File Size:5.57 Mb
ISBN:799-2-21425-467-4
Downloads:37509
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Meztigrel



Sin embargo, puedo asegurarlo, no han dicho una sola palabra que sea verdad. Si es esto lo que pretenden, confieso que soy un gran orador; pero no lo soy a su manera; porque, repito, no han dicho ni una sola palabra verdadera, y vosotros vais a saber de mi boca la pura verdad. Venga lo que los dioses quieran, es preciso obedecer a la ley y defenderse.

Dinos, pues, el hecho de verdad, para que no formemos un juicio temerario. Voy a explicaros lo que tanto me ha desacreditado y ha hecho mi nombre tan famoso. Escuchadme, pues. La Divinidad no puede mentir. Pudor tengo, atenienses, en deciros la verdad; pero no hay remedio, es preciso decirla. En fin, fui en busca de los artistas. La examinaremos punto por punto. Meleto: Nada, indudablemente. Meleto: Las leyes. Meleto: Todos pueden. Pero pasemos adelante. Meleto: Pueden. Meleto: Los senadores lo mismo.

Meleto: Todos son capaces. Meleto: Lo mismo. Meleto: Sin duda. Meleto: No, no hay nadie. Meleto: Con conocimiento. Jueces, mandad que responda y que no haga tanto ruido. Meleto: No, sin duda. Al cabo respondes, pero es preciso que los jueces te fuercen a ello.

Esto es tan absurdo como creer que hay mulos nacidos de caballos y asnos y que no hay ni caballos ni asnos. Porque temer la muerte, atenienses, no es otra cosa que creerse sabio sin serlo, y creer conocer lo que no se sabe.

En efecto, nadie conoce la muerte ni sabe si es el mayor de los bienes para el hombre. Y sin embargo se la teme, como si se supiese con certeza que es el mayor de todos los males. Pero no puede, atenienses. Meleto me juzga digno de muerte; en buen hora. Pero no hay nada de eso. No puedo hoy persuadiros de ello, porque el tiempo que me queda es muy corto.

En fin, no estoy acostumbrado a juzgarme acreedor de ninguna pena. Ni en los tribunales de justicia, ni en medio de la guerra, debe el hombre honrado salvar su vida por tales medios. Esta manera de libertarse de sus censores ni es decente, ni posible.

Lo dicho basta para los que me han condenado, y los entrego a sus propios remordimientos. Quiero deciros, como amigos, una cosa que acaba de sucederme, y explicaros lo que significa. Sin embargo me ha sucedido muchas veces que me ha interrumpido en medio de mis discursos, y hoy a nada se ha opuesto, haya dicho o hecho yo lo que quisiera. Esto es lo que nadie sabe, excepto Dios.

EMILIOS CHRISTODOULIDIS PDF

Análisis: “Apología de Sócrates”

.

ROUTER HANDBOOK PATRICK SPIELMAN PDF

Apología de Sócrates

.

GANTT PROJECT TUTORIEL PDF

Apología de Sócrates-Editorial Gredos

.

NO FLAKES VIN DICARLO PDF

.

Related Articles