ESPRONCEDA LA PATA DE PALO PDF

Shaktisar The fear of evil old women flying across the sky on broomsticks and hunting for children still remains today because of the ignorance of humanity. Spanish words that begin with pal. The E-mail Address es field is required. Madrid Dial Discos D. They were provided with medium-length duffel coats made of Italian wool with toggle fasteners and a hood. Physical Description pages ; 17 cm.

Author:Nikonos Memi
Country:Sweden
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):17 January 2004
Pages:396
PDF File Size:13.84 Mb
ePub File Size:14.22 Mb
ISBN:820-3-21941-726-3
Downloads:50000
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nizahn



Jos de Espronceda Voy a contar el caso ms espantable y prodigioso que buenamente imaginarse puede, caso que har erizar el cabello, horripilarse las carnes, pasmar el nimo y acobardar el corazn ms intrpido, mientras dure su memoria entre los hombres y pase de generacin en generacin su fama con la eterna desgracia del infeliz a quien cupo tan mala y desventurada suerte. Oh cojos! Y basta decir que sta era tal, que aun los de piernas ms giles y ligeras envidiaban las que sola hacer de madera, hasta el punto de haberse de moda las piernas de palo, con grave perjuicio de las naturales.

Acert en este tiempo nuestro comerciante a romperse una de las suyas, con tal perfeccin, que los cirujanos no hallaron otro remedio ms que cortrsela, y aunque el dolor de la operacin le tuvo a pique de expirar, luego que se encontr sin pierna, no dej de alegrarse pensando en el artfice, que con una de palo le habra de librar para siempre de semejantes percances.

Mand a llamar a Mr. Wood al momento que ste era el nombre del estupendo maestro pernero , y como suele decirse, no se le coca el pan, imaginndose ya con su bien arreglada y prodigiosa pierna, que, aunque hombre grave, gordo y con ms de cuarenta aos, el deseo de experimentar en si mismo la habilidad del artfice, le tena fuera de sus casillas.

No se hizo esperar mucho tiempo, que era el comerciante rico y gozaba renombre de generoso. Wood le dijo, felizmente necesito de su habilidad de usted. Mis piernas repuso Wood, estn a disposicin de quien quiera servirse de ellas. Mil gracias; pero no son las piernas de usted, sino una de palo lo que necesito. Las de ese gnero ofrezco yo replic el artfice que las mas, aunque son de carne y hueso, no dejan de hacerme falta.

Por cierto que es raro que un hombre como usted que sabe hacer piernas que no hay ms que pedir, use todava las mismas con que naci. En eso hay mucho que hablar; pero al grano: usted necesita una pierna de palo, no es eso? Cabalmente replic el acaudalado comerciante; pero no vaya usted a creer que se trata de una cosa cualquiera, sino que es menester que sea una obra maestra, un milagro del arte.

Un milagro del arte, eh! Si, seor, una pierna maravillosa cueste lo que costare. Estoy en ello; una pierna que supla en un todo la que usted ha perdido. No, seor; es preciso que sea mejor todava. Muy bien. Que encaje bien, que no pese nada, ni tenga yo que llevarla a ella, sino que ella me lleve a m. Ser usted servido. En una palabra, quiero una pierna Como usted guste.

Conque ya est usted enterado. De aqu a dos das respondi el pernero, tendr usted la pierna en casa, y prometo a usted que quedar complacido. Dicho esto se despidieron, y el comerciante qued entregado a mil sabrosas y lisonjeras esperanzas, pensando que de all a tres das se vera provisto de la mejor pierna de palo que hubiera en todo el reino unido de la Gran Bretaa.

Entretanto, nuestro ingenioso artfice se ocupaba ya en la construccin de su mquina con tanto empeo y acierto, que de all a tres das, como haba ofrecido, estaba acabada su obra, satisfecho sobremanera de su adelantado ingenio.

Era una maana de Mayo y empezaba a rayar el da feliz en que haban de cumplirse las mgicas ilusiones del despernado comerciante, que yaca en la cama muy ajeno a la desventura que le aguardaba.

Faltbale tiempo ya para calzarse la prestada pierna, y cada golpe que sonaba a la puerta de la casa retumbaba en su corazn. Ese ser, se deca a s mismo; pero en vano, porque antes que su pierna llegaron la lechera, el cartero, el carnicero, un amigo suyo y otros mil personajes insignificantes, creciendo por instantes la impaciencia y ansiedad de nuestro hroe, bien as como el que espera un frac nuevo para ir a una cita amorosa y tiene al sastre por embustero.

Pero nuestro artfice cumpla mejor sus palabras, y ojal que no la hubiese cumplido entonces! Llamaron, en fin, a la puerta, y a poco rato entr en la alcoba del comerciante un oficial de la tienda con una pierna de palo en la mano, que no pareca sino que se le iba a escapar.

Gracias a Dios exclam el banquero, veamos esa maravilla del mundo. Aqu la tiene usted replic el oficial, y crea usted que mejor pierna no la ha hecho mi amo en su vida. Ahora veremos. Y enderezndose en la cama, pidi de vestir, y luego que se mud la ropa interior, mand al oficial de piernas que le acercase la suya de palo para probrsela. Pero aqu entra la parte ms lastimosa. No bien se la coloc y se puso en pie, cuando sin que fuerzas humanas fuesen bastantes para detenerla, ech a andar la pierna de por s sola con tal seguridad y rapidez tan prodigiosa, que, a su despecho, hubo que seguirla el obeso cuerpo del comerciante.

En vano fueron las voces que ste daba llamando a sus criados para que le detuvieran. Desgraciadamente, la puerta estaba abierta, y cuando ellos llegaron, ya estaba el pobre hombre en la calle. Luego que se vio en ella, ya fue imposible contener su mpetu. No andaba, volaba; pareca que iba arrebatado por un torbellino, que iba impelido de un huracn. En vano era echar atrs el cuerpo, dar voces que le socorriesen y detuvieran, que ya tema estrellarse contra alguna tapia, el cuerpo segua a remolque el impulso de la alborotada pierna; si se esforzaba a cogerse a alguna parte, corra peligro de dejarse all el brazo, y cuando las gentes acudan a sus gritos, ya el malhadado banquero haba desaparecido.

Tal era la violencia y rebelda del postizo miembro. Y era lo mejor, que se encontraba a algunos amigos que le llamaban y aconsejaban que se parara, lo que era para l lo mismo que tocar con la mano el cielo.

Un hombre tan formal como usted le gritaba uno en conzolcillos y a escape por esas calles, eh! Y el hombre maldiciendo y jurando y haciendo seas con la mano de que no poda absolutamente pararse. Cul le tomaba por loco, otro intentaba detenerle ponindose delante y caa atropellado por la furiosa pierna, lo que vala al desdichado andarn mil injurias y picardas.

El pobre lloraba; en fin, desesperado y aburrido se le ocurri la idea de ir a la casa del maldito fabricante de piernas que tal le haba puesto. Lleg, llam a la puerta al pasar; pero ya haba traspuesto la calle cuando el maestro se asom a ver quin era.

Slo pudo divisar a lo lejos un hombre arrebatado en alas del huracn que con la mano se las juraba. En resolucin, al caer la tarde, el apresurado varn not que la pierna, lejos de aflojar, aumentaba en velocidad por instantes. Sali al campo, y casi exnime y jadeando, acert a tomar un camino que llevaba a una quinta de una ta suya que all viva.

Estaba aquella respetable seora, con ms de setenta aos encima, tomando un t junto a la ventana del parlour y como vio a su sobrino venir tan chusco y regocijado corriendo hacia ella, empez a sospechar si habra llegado a perder el seso, y mucho ms al verle tan deshonestamente vestido. Al pasar el desventurado cerca de sus ventanas, le llam y, muy seria, empez a echarle una exhortacin muy grave acerca de lo ajeno que era en un hombre de su carcter andar de aquella manera.

Tambin usted! No se le volvi a ver ms desde entonces, y muchos creyeron que se haba ahogado en el canal de la Mancha al salir de la isla. Hace, no obstante, algunos aos que unos viajeros recin llegados de Amrica afirmaron haberle visto atravesar los bosques del Canad con la rapidez de un relmpago. Y poco hace se vio un esqueleto desarmado vagando por las cumbres del Pirineos, con notable espanto de los vecinos de la comarca, sostenido por una pierna de palo.

Y as contina dando la vuelta al mundo con increble presteza, la prodigiosa pierna, sin haber perdido an nada de su primer arranque, furibunda velocidad y movimiento.

MANFRED GARTNER MACROECONOMICS PDF

La pata de palo

.

BLOOD OF KERENSKY TRILOGY PDF

José de Espronceda

.

AT89S51 MICROCONTROLLER DATASHEET PDF

La Pata de Palo

.

INTRODUCTION TO MATHEMATICAL FINANCE DISCRETE TIME MODELS PLISKA PDF

Recursos Educativos

.

Related Articles